Corazón de poeta

Quisiera que me vieras 

tan solo por un momento,

que me vieras por dentro:

Desorden, ruinas

revolución, locura 

lluvia, viento, luz de luna,

y desearía que salieras corriendo…

El corazón de un poeta 

siempre está desordenado, 

papeles por aquí y por allá 

enteros o arrugados,

letras  y más letras enredadas

entre ellas, 

retazos de alma

tirados por doquiera. 

Sombra y luz, 

tempestad y aguacero 

y luego todo quieto 

en silencio…

A veces sangrante 

otras tan seco.

quizá palpitante 

y a veces tan muerto, 

llora, sonríe 

y escribe…

Quisiera que me vieras 

por dentro, 

no solo la portada,

que me leyeras las páginas 

¡y salieras corriendo!

cómo tantos lo han hecho.

Será cuestión de tiempo 

nada más…